Historias de amor en los videojuegos

Existen grandes historias en los videojuegos, además de grandes personajes, pero de vez en cuando encontramos otro tipo de historias, las de amor. Historias grandes o pequeñas, principales o secundarias, directas o inesperadas, felices o tristes, de parejas o fraternales, en una partida de rol o en una de terror, da igual de que manera o el lugar, porque cuando llega, lo hace de manera arrolladora, con una fuerza incontrolable donde conoces a la persona con más impacto que has visto en tu vida y entonces ocurre, hay algo en esa historia que nos atrae, que nos hace sentir identificados o queremos identificarnos con ella.

En este artículo te quiero hablar de esos momentos que me han tocado la patata, esas historias de amor ya sean felices o tristes, pero que son momentos únicos a lo largo de cada videojuego.

Como excepción tengo que hablar de una historia que es un quiero y no puedo, hablo de la de Link y Zelda, siendo Ocarina of Time un título que me dolió personalmente siendo yo un niño, porque no comprendía cómo después de salvar a los pueblos de Hyrule, enfrentándose a grandes amenazas, viajando a través del tiempo para evitar una catástrofe y Zelda no le da ni un beso, es más lo manda al pasado. Como bien dije era un niño, pensaba que todas las historias de caballeros que salvan un reino acaban con un beso de la princesa y felices para siempre… muchas películas vi yo.

Pero si nos vamos a algo más serio, tenemos una historia increíble que me fascinó, pese al tiempo que pasara o los problemas que hubieran por el camino, el amor entre Gerard de Rivia y Jeneffer era ilimitado, tanto que se llegaron a preocupar de si su amor era realmente de ellos o culpa de Djinn que les concedió el amor para toda la vida. Una de las misiones que nos encontramos en The Witcher 3 Wild Hunt, es ir en busca de otro genio para que rompiera el deseo y saber definitivamente si el amor que sentían era real o no. Solo digo que si no hubiera sido así, me hubiera enfadado muchísimo. De los amores de Gerard, de lejos soy del Team Jeneffer.

Y si te contase que hubo un inmortal de mil años que perdió la memoria, un hombre que a medida que avanza la historia recuerda que no llegó a este mundo solo, que tiene una familia y tras unos acontecimientos trágicos, lo olvidó todo, eso es lo que relata Lost Odyssey. No hay amor, no hay dolor, nada… esta es la historia de Kaim Argonar, un soldado que trabaja para un imperio, viendo pasar la vida de los demás, encendiéndose y apagándose, hasta que la encuentra, la bruja del bosque, su amor perdido, una mente perdida, un amor encontrado.

Tras recuperar la memoria de ella, recuerdan la pérdida de su otro amor, el de su hija. Al nacer en ese mundo su hija no era como ellos, era mortal y perdió la vida al caerse desde un acantilado tiempo atrás. Al continuar la aventura, descubrimos a dos niños que viven en un lugar que les resulta familiar, cuya madre está enferma al borde de la muerte. La madre de los niños es la hija de los protagonistas que consiguió sobrevivir y con ello por desgracia, perderla por segunda vez. Aún repitiendo la tragedia, su hija les deja dos nietos que cuidar y querer. El amor siempre se abre camino.

Quiero esta vez retroceder a los tiempos de la primera PlayStation, donde encontramos uno de los mayores tríos amorosos del mundo de los videojuegos, hablo de Cloud, Tifa y Aerith. Se que ahora estamos con lo del remake, pero prefiero centrarme en el original, en una historia de oscuridad donde Tifa, la amiga de la infancia de Cloud, está enamorada de él, algo bueno entre tanto caos y miseria que sufren los habitantes de los sectores inferiores. Pero insólitamente, del lugar más lúgubre aparece Aerith, la luz más brillante y cálida que te puede dar un amanecer en el paraje más bello y tranquilo del mundo, algo que impacta el corazón de Cloud con tanta fuerza, que su reacción al verla morir torna en ira y desesperación.

Personalmente siempre fui del Team Tifa, desde pequeño siempre me ha entristecido lo de no poder alcanzar a la persona de la que estás enamorada, una punzada en el corazón muy difícil de sacar dejándote con un terrible vacío por dentro, donde piensas que nada importa, pero te aseguro que todo pasa.

Peor fue lo de Aerith y no me refiero a su muerte. Si juegas a Crisis Core, título que relata los anteriores acontecimientos de Final Fantasy VII, conocerás a Zack, la persona que salva a Cloud y el primer amor de Aerith. Ella siempre volvía a la estación del tren para ver si regresaba, pero tras el ataque sufrido muere, dejando al mismo tiempo en el olvido el amor entre ellos dos. Lo único que me alegró de la muerte de Aerith, es que en la película de Final Fantasy VII: Advent Children, se ve como vuelven a estar juntos en el más allá. Un amor para toda la eternidad.

Y que me dicen de Ellie y Dina, da igual que estén viviendo un apocalipsis, siempre hay lugar para el amor. Las sensaciones y sentimientos que trasmiten The Last of Us Parte 2 es algo fuera de lo normal, pero la apuesta de Dina por Ellie es algo que me llegó e incluso diría que demasiado bueno para Ellie, que a su venganza personal se sumó Dina sin pensárselo, iría a donde ella, da igual si el peligro son bandidos o chasqueadores, porque ahí estará. Lo más doloroso que me resultó, fue como la venganza personal de Ellie la dejó atrás, pensando que no iba a ver consecuencias. Esto nos enseña que nuestros sentimientos también puede afectar a los que nos rodea.

Hay muchas historias de amor a lo largo de los videojuegos como el Guardia Gris y Morrigan (Dragon Age), Arthur y Mary Linton (Red Dead Redemption 2) y por supuesto no olvidarnos de la titánica tarea en Shadow of the Colossus, cuyo protagonista debe de acabar indiscriminadamente con los titanes para salvar a su amada.

¿Qué historia de amor prefieres o más te ha llamado la atención? Gracias a grandes narrativas que existen en el mundo del videojuego, podemos disfrutar de muchas historias.

Deja un comentario

Estamos en directo! Click aqui!
Volveremos pronto!